Guanajuato en 2 días

Guanajuato

Tanto si quieres respirar cultura como si buscas uno de lo más coloridos sets fotográficos de este increíble país queda imprescindible visitar Guanajuato.

Ciudad colonial y capital del Estado omónimo, bajo el dominio español la ciudad se desarrolló muy rápidamente gracias a la presencia en la zona de yacimientos de oro y plata.

Guanajuato se encuentra a unos 300 km al noroeste de Ciudad de Mexíco, y la forma más económica de viajar a esta ciudad es a través del autobús. Desde la capital mexicana, el recorrido dura cinco horas y un viaje de ida y vuelta suele costar unos 1200 pesos.

La ciudad está rodeada por cerros y conforme se extiende va ganando terreno a las colinas. Viéndola desde lo alto, da la impresión de estar comprimida en un espacio pequeño pero densamente poblado. Menos mal que el problema del tráfico urbano en el centro se ha resuelto a través de la construcción de una serie de túneles: de esta forma, los coches y los colectivos pasan por debajo de las zonas con mayor concentración de peatones.

Guanajuato

En la actualidad, Guanajuato es la sede del evento cultural más importante de México, el Festival Internacional Cervantino, que se celebra en la ciudad desde 1972. Si bien empezó siendo el escaparate de producciones en lengua castellana – en esto, nunca han perdido importancia los entremeses representados por el Grupo Teatro Universitario de Guanajuato -, en la actualidad la programación se ha abierto hacia el resto del mundo, y cada año se eligen como invitados de honor a uno o más países extranjeros. Habrá pesado la importancia cultural de la ciudad sobre la decisión de incluir a Guanajuato entre los lugares declarados Patrimonio del Unesco, allá por el año 1988.

Qué ver en Guanajuato

Primer día

Si madrugas en Ciudad de México y escoges el autobús, llegarás a Guanajuato sobre el mediodía; una vez dejada tu mochila en el alojamiento que has reservado, tendrás toda la tarde para echarte a la calle. Puedes empezar visitando el centro de la ciudad, en concreto la Basílica de Nuestra Señora de Guanajuato, uno de los monumentos símbolos de la ciudad. Destaca por su fachada barroca y por sus colores llamativos.

Guanajuato

Moviendote hacia el sur por la calle Gonzalez Obregón, llegarás enseguida delante de la escalinata del Teatro Juárez – se puede visitar cuando no hay funciones – , que con su fachada dominada por un imponente pórtico clasicista es capaz de eclipsar al Templo de San Diego, que se encuentra justo a su lado.

Guanajuato

En la acera de enfrente se halla otro famoso lugar de encuentro para los guanajuatenses, el pequeño Jardín de la Unión. De planta triangular, a primera vista y desde fuera parece más bien un seto gigante, ya que los copos de los arboles han sido juntados entre ellos y cortados a forma de paralelepípedo. En el medio hay una fuente y unos bancos para tomarse un descanso. Alrededor del jardín, se distribuyen numerosos restaurantes, cuyos camareros están siempre pendientes en cuanto el turista de turno manifieste un mínimo interés en la carta. Si buscas a mariachis, esta es tu zona.

Guanajuato

Si a lo largo del recorrido te entra apetito y buscas algo de comida rápida, te recomiendo preguntar por alguna panadería del centro: aparte de los dulces típicos suelen preparar unas empanadas saladas, buenas y baratas.

Ya que aquí se respira cultura, habrá que echar un vistazo a algunos de los museos de la ciudad. Por particularidad, recomiendo uno único en su género, el Museo Iconográfico del Quijote: reúne el legado privado del empresario español Eulalio Ferrer, y a través de las varias piezas expuestas – pintura, escultura, tapicería y cerámica – viene proyectado el mito del más universal de los personajes salidos de la pluma de Cervantes.

Al anochecer, de vueltas al Teatro Juárez podrás asistir a una callejoneada: consiste en un recorrido por el centro de la ciudad donde un grupo de tunos te hará de guía, enriqueciendo cada rincón visitado con una leyenda y dedicando a las damas una sentida serenata.

Guanajuato

Para la cena, una buena opción puede ser el Santo Café: la comida es muy rica y a buen precio; además, si tienes suerte encontrarás una mesa con vista, sobre el pequeño puente por el que accedes al local.

Guanajuato

Entrada la noche, estás aún a tiempo para subirte a la funicular, abierta hasta las 21,45 de lunes a sábado y hasta las 20,45 los domingos. Conecta el centro urbano – la terminal está detrás del Teatro Juárez – con el mirador de la ciudad, dominado por la enorme estatua de El Pipila, figura emblemática de la insurgencia mexicana. Desde el mirador, las vistas son impresionantes: logras ver toda la ciudad a tus pies como si fuera un cuadro.

Ahora bien, no has parado de caminar desde que has llegado a Guanajuato, encima la ciudad es todo un subir y bajar de calles, y necesitas una copa. No es que la vida nocturna se parezca a la de Ibiza en verano ni mucho menos, pero también aqúi hay unos cuantos bares. Es muy recomendable acercarse a la zona universitaria – la Universidad queda detrás de la Basílica -. Entre las opciones, no está nada mal la música que ponen en el Café Antik; además, tiene una buena carta de mezcales.

Guanajuato café antik

Segundo día

Empiezas el día con un desayuno energético al estilo Mex, a base de huevos, chorizo, frijoles y quesadillas, y lo acompañas con un sano zumo natural. ¡Ahora estás listo para callejear cuesta arriba entre los colores de la ciudad!

Guanajuato

Toda la zona de Guanajuato que queda al este entre la Plaza Allende y la Plaza de Mexiamora – que por cierto es muy bonita – es un conjunto de callejones empinados donde se agrupan una serie de casas pintadas con tonalidades vivaces. Si llevas tu cámara de foto perderás fácilmente la noción del tiempo.

Guanajuato

Guanajuato

Guanajuato

De vuelta hacia el centro, puedes seguir la Avenida Juárez, y visitar la Plaza de San Fernando, la Plaza de Los Ángeles, la Plaza de San Roque, y el Jardin Reforma, antes de llegar al edificio del Mercado Hidalgo, lugar de abastecimiento alimentario para los guanajuatenses. En el interior, entre los puestos más interesantes destacan los dedicados a la venta de variedades de chiles secos y los que preparan batidos con fruta fresca.

Guanajuato

Guanajuato

Si quieres comer en la zona, te recomiendo una comida corrida – un menú del día con platos regionales – en uno de los locales que rodean el mercado.

Guanajuato

Por la tarde, antes de dejar la ciudad, puedes visitar el Museo Casa de Diego Rivera. Aquí es donde nació en 1886 uno de los artistas mexicanos más celebrados en el mundo. El recorrido empieza accediendo a la planta baja del edificio, donde han sido recreadas las estancias según el gusto de la época. En las demás salas distribuidas sobre los varios niveles del inmueble encontrarás dibujos, litografías, acuarelas y bocetos del artista. Echa un ojo también a la salas dedicadas a las exposiciones temporales: me he ido de ahí entusiasmado.

Guanajuato