Nepal es uno de estos destinos que en el imaginario colectivo se sitúa en un espacio que diría mágico, atemporal, un lugar donde el viajero puede desconectar del