Un apasionado a la fotografía de viajes tiene el deber moral de perderse – por lo menos una vez en la vida – entre los callejones de la